Qualsevol similitud amb la realitat és pura coincidència

Exposiciones
José Begega, Lidia González, Ryan Ryvadeneyra, Marla Jacarilla. Proceso de tutoría: Azotea (Ane Agirre y Juan Canela), Julieta Dentone, y Alexandra Laudo [Heroínas de la Cultura]
07.04 — 26.05 / 2011 / 19h 25
Sala d’Art Jove

 
Qualsevol similitud amb la realitat és pura coincidència se articula alrededor de los conceptos de identidad y ficción; reúne un conjunto de propuestas que cuestionan los límites de la biografía y la ficción y plantea una reflexión sobre la manera en que los arquetipos, la cultura visual y ciertos relatos presentes en el imaginario colectivo inciden en la construcción identitaria.
 
 

 
El proyecto de José Begega, 8, consiste en crear ocho personajes ficticios mediante ocho narraciones sonoras y ocho relatos. Estos personajes se construyen a través de dos estrategias: dotarlos de un rostro y articular una serie de audioentrevistes. Con este objetivo, ha entrevistado personas de su entorno más cercano, estableciendo un diálogo que indaga sobre los miembros que forman sus familias y otras relaciones afectivas. El resultado final es la edición de las entrevistas, que manipula los relatos de modo que, aparentemente, cada audio hace referencia a una única persona. Para el artista el proyecto es, conceptualmente, "un intento de trazar líneas sobre el saber construido que definimos como natural y sobre la naturaleza ficticia y construida de las relaciones afectivas".
 
A lo largo de unos cuantos meses, Marla Jacarilla ha visitado más de un centenar de estaciones de la red de Transports Metropolitans de Barcelona. El objetivo principal de estas visitas era seleccionar, en cada estación, una persona concreta a la que fotografiar y alrededor de la cual construir un relato de ficción. El resultado es un conjunto de 101 fotografías de usuarios de metro y de 101 relatos cortos, articulados alrededor de estas fotografías, recogidos en un libro, además de otro cuerpo de textos de carácter literario en el que la artista describe las actitudes y las acciones de los usuarios de cada estación, y las sensaciones que ella misma experimenta hasta que encuentra la persona elegida. Contraponiendo el medio fotográfico y el literario, su propuesta explora la relación entre lo objetivo y lo subjetivo, entre la realidad y la ficción, y plantea una reflexión sobre el vínculo entre arquetipo y sujeto, y la incidencia de los estereotipos en la construcción de sentido.
 
Ryan Rivadeneyra construye, en El Señor de las Moscas, un imaginario narrativo singular, a partir de relatos pseudobiográficos y referencias visuales dispares. Partiendo de un hecho autobiográfico (la visión, durante su infancia, de la película del mismo título), desarrolla una serie de relatos ficticios que forman una historia. Al relacionarlos con imágenes de procedencia diversa, dan lugar a un imaginario muy personal en el cual se desdibujan los límites entre realidad y ficción. A través de una performance y un relato visual en PowerPoint, Rivadeneyra trabaja con sus sentimientos y emociones tratando de trascender y de llegar al espectador de una manera directa y sincera: utiliza una historia popular para hablar de cuestiones y intimidades personales que se convierten en universales.
 
Escribir sobre simulaciones forzadas y cosas de esas, de Lidia González Alija, parte de una investigación y una reflexión sobre las formas de construcción de valores propios y la relación con los demás en la sociedad contemporánea. Durante el mes de febrero, la artista ve diez películas escogidas más o menos al azar. Cada una de estas películas le provoca una serie de sensaciones que la llevan a adoptar un comportamiento determinado en su día a día. Un libro-diario recoge las experiencias de la artista a partir de este proceso e indaga en la formación de estereotipos en la sociedad contemporánea a partir de la cultura audiovisual (cinematográfica, en este caso).